Busca, busca:

Google

domingo, 24 de febrero de 2013

FANDOM Y SINDROME DE DIOGENES

José Sánchez, tituladísimo en Pichicología, ha realizado un estudio definitivo sobre enfermedades mentales y ciencia ficción que es previsible que siente cátedra en la materia (de momento se ignora si la cátedra estaba tumbada o de pie, pero lo que es sentada se va a quedar) 
El objetivo no es hacer la enésima glosa de la profundidad emocional de "Flores para Algernon" o considerar la viabilidad técnica del psiquiatra robot "Sigfrid" de Pórtico, sino para hablar de algunos comportamientos claramente disfuncionales presentes en algunos aficionados a este género y estudiar posibles líneas de diagnóstico a ser posible menos intrusivas que la "técnica Ludovico" que salía en "La Naranja Mecánica"

No hay más que visitar la casa de algún aficionado que tenga ya unos añitos para comprobar cómo su control sobre las cosas a las que hay que renunciar es débil y cómo le superan los apegos a las cosas materiales (que no a las personas particulares, que hay más uno que no llama ni a la abuela ni a las tías ni aunque le den dinero) Multitud de VHS ochenteros (de los que ya hay hasta edición en BluRay) que están pidiendo a gritos acabar en la basura se amontonan en estanterías sirviendo de hogar a colonias enteras de ácaros, tebeos y novelas que también están almacenados en formato PDF o CBR en el ordenador acaban hasta debajo de las camas, viejos fanzines, manchados ya de óxido en el papel próximo a la grapa, en los que se publicó un comentario en la sección de "Cartas al Director" (usualmente el que ejercía de "director" era la personalidad más dominante de entre los fundadores del fanzines y sobre este tema promete orientar don José sus futuras investigaciones) se agrupan en carpetas desgastadas, figuritas de Warhammer o Star Wars encerradas en fiambreras, madres, esposas o señoras de la limpieza al borde de la desesperación ...

El cuadro clínico es desolador pero claro: de los asistentes a la última convención del tema en la que se hizo un sondeo podríamos hablar de un 20% de casos de síndrome de Diógenes. (De casos de síndrome de Asperger tampoco va mal servido el fandom, pero no provoca tantos casos de alergia al polvo). ¿Puede la Psicología Clínica hacer algo para combatir esta lacra? La terapia experimental aplicada, diseñada por don José, un estudiado cóctel de ansiolíticos, Prozac y tostadas con tomate y jamón, parece que funciona y sólo un 32,4% recae y vuelve a hundirse en la espiral autodestructiva del coleccionismo. Al eminente Sánchez se le hacen los dedos huéspedes de sólo pensar en una nominación al Nobel de Medicina, porque es de la generación que se crió contemplando con ojos de lujuria las suecas que venían a Benidorm a ponerse en bikini y el montante del premio le vendría de narices para pagarse la primera entrada del piso.

No hay comentarios:

¿De qué va esto?

No sabéis dónde os metéis .... Cualquier parecido con la realidad no es mera coincidencia del todo, pero casi. Friquis, aznarquis, hards, gafapastas, conanianos, trekkies ... todos ellos pasados por la turmix (o la thermomix) de la parodia.