Busca, busca:

Google

lunes, 6 de febrero de 2006

ACCIDENTE LABORAL EN UNA DISTRIBUIDORA DE LIBROS: REPOSITOR GRAVEMENTE HERIDO. LA FAMILIA ANUNCIA ACCIONES LEGALES CONTRA LOS AUTORES



Esta mañana a las 7,45 ha tenido lugar un accidente laboral en la plataforma logística de la distribuidora Mithrilmagen, ubicada en Teruel, al caer sobre el empleado Victoriano Malía una columna de cajas de “Tormento de espaldas” y otra de “Canicas de Encarnia”. La empresa, por su parte, afirma ajustarse en todo momento a la normativa vigente en materia de prevención de riesgos laborales: “Estamos investigando las causas del suceso. Podemos afirmar que disponemos de la maquinaria más fiable: no hemos dudado en adquirir equipamiento similar al que usa Telefónica Publicidad e Información para manejar sus cargamentos de ´Páginas Amarillas´, ya que el peso de los últimos lanzamientos editoriales así lo aconseja”
El hecho de que las cajas que han caído sobre Victoriano contengan libros como los antes citados ha agravado las lesiones sufridas. Según el miembro por USO del comité de empresa, Alberto Caldero, le cayeron a su compañero encima una caja con 3 ejemplares de “Tormento de Espaldas” y otra con 2 de “Canicas de Encarnia” : “Si le hubiera caído una caja con fanzines o con bolsilibros todo se habría quedado en un susto, pues, ¿a quién no le ha caído encima en el trabajo alguna caja con otra? Mismamente, el otro día, para hacer una broma me tiraron una caja con “El Código Da Vinci” y me hizo más daño cuando lo leí que cuando me dio en la cabeza. Yo quería hacer un llamamiento a la sociedad para que de una vez, como en los países más civilizados, se saquen los libros escalonados y no veas luego a los chiquillos leyéndose en la cama libros de 1200 páginas y es que les duelen hasta las muñecas. Además es mejor para la editorial, que le compra un libro al autor, lo va sacando a trozos y así el libro les dura 4 años”.Por su parte, la familia piensa iniciar acciones legales contra la empresa, la editorial y el mismo autor de “Tormento de Espaldas”, Jorge Martingómez, pues le consideran responsable último del accidente. “Podría haberse dedicado a los microrrelatos, pero no, tenía que enseñarle a los amigos el libro de 4 kilos y medio que ha escrito. Ya está bien de tanta verborrea”. Quisieron obrar de igual manera con C. S. Levitz, autor del otro libro, pero quedaron más aplacados cuando supieron que ese hombre había ido publicando libros de uno y que la decisión de publicar 7 libros suyos juntos en un solo volumen aumentando, por tanto, 7 veces su peso) corresponde únicamente a la editorial, ya que el hombre,por su parte, lleva unos cuantos lustros muerto.

1 comentario:

shingouz dijo...

¡Muy buena reivindicación! ¡No a los tochos que nos provocan luxación de muñeca en el autobús!

¡Viva Felipe Dyc y los libros de menos de 300 páginas!

Enhorabuena por tu blog. Lo acabo de descubrir y me estoy partiendo con las entradas pasadas.

¿De qué va esto?

No sabéis dónde os metéis .... Cualquier parecido con la realidad no es mera coincidencia del todo, pero casi. Friquis, aznarquis, hards, gafapastas, conanianos, trekkies ... todos ellos pasados por la turmix (o la thermomix) de la parodia.