Busca, busca:

Google

lunes, 4 de agosto de 2008

"EL VAMPIRO RENEGADO"


Ya está presto para ser comprado por los aficionados de fabla española el nuevo ensayo de Rafael Gómez y Gómez, publicado en la editorial "Santos que yo te pinté", en esta ocasión dedicado a la figura del vampiro desde un punto de vista absolutamente novedoso. Historias de terror en las que salgan vampiros hay aún más que comedias en las que el protagonista tiene que salir disfrazado de mujer: Tan sólo recordemos filmes como "Nosferatu", los Drácula de Todd Browning, Terence Fisher y Coppola, "Condemor II-Brácula" y "Buenas noches, señor monstruo" por un lado y "Con faldas a lo loco", "Tootsie" y "La tía de Carlos", por otro, para caer en la cuenta de que hay muchas. Sin embargo, con vampiros que abandonen el mordisco en el cuello y la succión de sangre hay bastante menos. Pocos han sido los cineastas que han querido ir más allá un estereotipo tan asentado como es el monstruo de colmillos afilados actuando como una fuerza del mal unidimensional (y también hay mucho adocenamiento en las comedias con personaje masculino disfrazado de tía, para qué nos vamos a engañar)

Según nos comentaba el autor en su mansión victorina a las orillas del río Leman donde vuelan grácilmente las hembras de hipopótamo en celo a la sombra de los juncos mientras degustábamos unos pinchitos de morcilla de arroz y unas filloas de sangre de cerdo, "Como curiosidad os puedo contar que hace poquitos siglos que el murciélago se asocia al mito del vampiro: Para mentarlos en Suecia se usa la palabra
stickmyggsand, que viene de la palabra "mosquito", que, con permiso de la sanguijuela, es el otro gran bebedor de sangre del reino animal. Allí son mucho más pequeños (raro es el que pasa del metro y medio) y como se te meta alguno en la casa no sólo corres el consabido riesgo de amanecer con mordeduras sino que además vas a estar oyéndole zumbar toda la noche y tropezarse con los muebles haciendo 'Bzzzzzzzzzz, fffzzzzz, bzzzzz'.
Se cuenta también que por aquella zona cuando un yerno se quería deshacer de la suegra le ponía una ristra de alcachofas y no de ajos durante la época de berrea de los vampiros (de todos es sabido que no es que les resulten desagradables, sino que les resultan afrodisíacas) y a esta costumbre de usar hortalizas para espantarlos se debe el que fuera allí donde se fabricaron los primeros repelentes para mosquitos. Cuando por algún motivo fallaban las rutas comerciales algunas familias se iban a la cama con su camisón, su palmatoria, su orinal y un collar hecho con berenjenas colgando del cuello: ése fue el origen del plato que hoy conocimos como escalivada, ya que las amas de casa querían aprovechar ajos, cebollas, berenjenas y pimientos con que habían estado espantando a los vampiros."


("Drácula" de los Gorillaz)
"Volviendo al tema de mi libro, el personaje que decide dejar de ser una sanguijuela humana se encuentra en una encrucijada escalofriante: '¿He de seguir los impulsos de mi naturaleza o he de plegarme a los dictados de esta sociedad que me aborrece? ¿Con qué me nutriré, si soy incapaz de alimentarme como lo hacen los mortales? La comida más excelsa no es nada para mí: Una fabada asturiana, un bacalao al pil pil, un chuletón de Avila ... ¡yo sólo quiero sangre!' Recordemos el clásico anuncio de ese asador de Sigüenza en el que salía el cocinero rodeado de sus mejores asados diciendo 'Casa Abundio: Los vampiros no comen de esto'"


"En estas películas encontramos a estos seres resolviendo de múltiples maneras el problema del sustento: Desde el que se ha integrado totalmente en la sociedad y resuelve su sed de sangre con diluciones homeopáticas y trabaja cobrando para la SGAE, pasando por el ser solitario que hace de guía para los amantes del turismo rural y el senderismo en las montañas transilvanas y muerde plantas de aloe vera extrayéndoles el jugo, hasta el que a su condición de marginado de la sociedad humana añade la marginación de la sociedad vampírica y el notar cómo ya no le invitan a las fiestas, murmuran a sus espaldas y hacen pintadas en su puerta, llegando a denunciar por 'mobbing' a lo más granado de la sociedad vampírica local"

No hay comentarios:

¿De qué va esto?

No sabéis dónde os metéis .... Cualquier parecido con la realidad no es mera coincidencia del todo, pero casi. Friquis, aznarquis, hards, gafapastas, conanianos, trekkies ... todos ellos pasados por la turmix (o la thermomix) de la parodia.