Busca, busca:

Google

sábado, 25 de octubre de 2008

LA CRISIS DE LOS ARTICULOS SUBPRIME

Un fantasma recorre el fándom. Aunque en realidad hay unos cuantos merodeando: por ejemplo, la posibilidad de que el valor de los premios Ignotus adjudicados en ediciones anteriores caiga en picado al peligrar su continuidad y convertirse en un oscuro galardón en forma de monolito que se entregaba en épocas remotas, lo que sin duda fastidiaría a sus ganadores. Pero el fantasma del que hoy vamos a hablar es otro: Que los artículos de ahora no son como los artículos de antes es algo que se lleva opinando ahora y desde muy antes. Una explicación para profanos de cómo se ha llegado a esta tremebunda crisis nos la da el catedrático de Economía del Frikismo Ludwig von Miser en su revelador artículo ...

LA CRISIS DE LOS ARTICULOS SUBPRIME

El sistema de publicación de artículos en el fándom español siempre ha sido un proceso enormemente complicado de estudiar. Un intrincado conjunto de pesos y contrapesos, favores y contrafavores lo ha gobernado desde hace años: editores que se intercambiaban de unos a otros lo que les enviaban los escritores de forma que innumerables veces lo que iba a ser un prefacio a una novela de "La Saga de los Aznar: La nueva generación" acababa siendo publicado en la revista "Élite" y viceversa, escritores que se dedicaban reseñas laudatorias en un "hoy por ti, mañana por mí" (o que
dedicaban reseñas denigratorias a enemigos en un "hoy a por ése, mañana a por aquél") o que metían a sus jóvenes delfines en el ajo ("Bueno, esa colaboración no me da tiempo a escribírtela porque estoy con un proyecto, pero te la escribe menganito que tiene las ideas bastante claras"), lectores que se leían sin rechistar los arrebatos de pedantería o de autobombo con la esperanza de antes o después colocar también alguna reseña que otra o un relato ... todo ha estado conspirando para alimentar la ilusión de que con darle una patada a una piedra salían tres artículos de envergadura.

Sin embargo, la situación ha resultado ser bien distinta y ha acabado arrollando a todo un sector que vivía feliz y confiado en la calidad y la abundancia d
e los artículos de los que se pensaba que disponía y que ahora ha de vestirse con tela de saco y gritar "Penitenciagite".

Sin embargo, la persona acostumbrada a echarle la culpa a lo de fuera podrá seguir haciéndolo ya que, por mucho que hayan quedado al descubierto las debilidades estructurales del mundillo español, los desencadenantes de esta situación están en el extranjero y más concreto en los Estados Unidos, con lo que más de un bloguero podrá desahogar su frustración lanzando sus dardos contra el coloso americano.

Por un lado los aficionados devotos de la saga de Jorge R R Martínez "Canción de espaldas" llevan meses y meses afilando sus lápices a la espera de una nueva entrega que llevarse a la boca para hacerle una reseña que intentar colocar en la revista "Megamess" mientras que el autor se da a la buena vida paseándose de castillo en castillo por esos países europeos. Con la facción espadera
atravesando una situación tan grave de estancamiento las miradas del fándom se volvieron a los que se tenía como la gran esperanza blanca, esos aficionados más inclinados a la intelectualidad cuya capacidad de analizar textos del autor más mainstream y llevárselos al huerto de la ciencia - ficción no conoce límites.
Sin embargo, los integrantes del grupo "Alkaxofi" se han visto obligados a reconocer que son incapaces de generar un número suficiente de artículos que desbloquee la crisis pues, tras meses y meses de espera, la novela de Paul Auster que pensaban comentar todos ellos no tiene ni ciencia ficción ni fantasía ni terror por ningún lado, así que juran y perjuran por las ojeras del susodicho que el bloqueo que tienen encima no hay Siri Hustvedt que lo levante.

Ante esta situación los editores comenzaron a rebuscar por entre los cajones o por entre sus discos duros propuestas de colaboraciones que no gustaron nada a sus redactores jefes: reseñas de novelas que ya estaban descatalogadas,
comentarios ofensivos hacia personas con las que ya se habían hecho las paces que hubieran tenido un efecto tóxico para la reputación del medio, crónicas de Hispacones de tiempos remotos o disquisiciones sobre temas periclitados como "¿Ha muerto el cyberpunk?", lo que en el mundillo anglosajón se conoce como "subprime", en el italiano "cazzate assurde" y en el hispano "pollaícas campestres",  ...

La primera reacción en estos casos es llamar a otro editor con el que haya buena relación y pedirle algo con lo que llenar unas páginas pero la situación es tal que nadie le suelta nada a otro y ya hay varias revistas que están paradas a la espera de artículos para poder iniciar el camino hacia la imprenta. Tal es la desesperación que algún editor ha considerado una idea aparentemente tan descabellada como ¡pagar! a los articulistas por sus textos (desde la izquierda eso siempre se consideró una aberración neoliberal y desde la derecha una majadería filocomunista), lo que en instancias europeas se consideraría como un grave precedente y la forma más rápida de agigantar el ya de por sí hipertrofiado ego de los juntalíneas.

Conscientes de que dejar al mercado resolver esta situación por sí sólo es como salir a la calle un día de lluvia con un paraguas agujereado o como ir a pescar al río con un traje de luces, el presidente de Portalico - AEFCFFT y H, Gabriel Garrido, ha hecho un llamado a todos sus asociados para que palíen esta situación escribiendo hasta el límite de sus fuerzas. De momento se han producido ya unas cuantas docenas de crónicas de aznarcones y quedadas pasadas, media de reseñas de novelas de Asimov del estilo "Ése fue mi primera novela de ciencia-ficción ... y cómo moló" pero no se duda de que antes o después aparecerá algún artículo de relevancia basándose en el principio de que de un millón de chimpancés tecleando en un millón de máquinas de escribir antes o después tiene que salir un Pulitzer.

No hay comentarios:

¿De qué va esto?

No sabéis dónde os metéis .... Cualquier parecido con la realidad no es mera coincidencia del todo, pero casi. Friquis, aznarquis, hards, gafapastas, conanianos, trekkies ... todos ellos pasados por la turmix (o la thermomix) de la parodia.