Busca, busca:

Google

sábado, 28 de enero de 2012

"VOY A TENER QUE VERLA PARA OPINAR"

(El título del post parece sacado del blog de JotaCe, pero no hay que ser malpensados)

El "verla" se refiere a una serie o película, aunque también hay veces que se oye "Voy a tener que leerla para opinar" si se trata de una novela (gráfica o de las de sólo palabras). Durante aquellos años despreocupados en que la gente accedía de manera no autorizada a contenidos se oía "Tendré que bajármela para opinar", pero el cierre de Megaupload ha acabado con esas prácticas. (La citada frase también se oye en la consulta del odontólogo, del urólogo, etc pero no es de lo que quería hablar yo)

En el fandom de vez en cuando se oye a alguien decir algo así: sabedor de la aparición de una nueva serie de televisión, un aficionado se siente en la obligación de vérsela entera, dedicando para ello seis o siete horas de su vida (más veinte euros si ha pasado por caja y la ha adquirido) pero, eso sí, sintiéndose legitimado luego para emitir una opinión al respecto. Este blog cree oportuno liberar a tanta pobre gente de tan pesada carga con dos argumentos:
  1. A menos que trabajéis para un medio de comunicación en el que se os pague por reseñar series, películas, obras de teatro ...NO TENÉIS LA OBLIGACIÓN DE DEDICAR TIEMPO O DINERO A UNA OBRA DE FICCIÓN: Se supone que la gente las ve como una diversión, no como una obligación cívica. (Si necesitáis obligaciones os recuerdo que tenéis las fiscales, las familiares, las jurídicas, las religiosas para los que profesen alguna religión, etc, etc)
  2. ¿De veras os pensáis que amigos, familiares y vuestro muro del Facebook NECESITAN vuestra opinión? (En serio, ni Dexter ni el de "Breaking Bad" van a venir a vuestra casa a reprocharos que no hayáis opinado sobre su última temporada)


No hay comentarios:

¿De qué va esto?

No sabéis dónde os metéis .... Cualquier parecido con la realidad no es mera coincidencia del todo, pero casi. Friquis, aznarquis, hards, gafapastas, conanianos, trekkies ... todos ellos pasados por la turmix (o la thermomix) de la parodia.