Busca, busca:

Google

lunes, 29 de diciembre de 2014

LAS EDITORIALES ESPAÑOLAS Y LA AMENAZA PERSISTENTE AVEZADA NORCOREANA

(Publicado en Stardust el 28/12/2014)
Tras los problemas que ha sufrido la multinacional Sony por el ataque informático aparentemente dirigido por Corea del Norte, país molesto por la película "The Interview", en la que a dos periodistas americanos les encarga la CIA que maten al dictador norcoreano (al menos no resulta ser un insecto alienígena como lo fue su padre en "Team America"), varias editoriales del género horricientástico en nuestro país temen sufrir un ataque similar que exponga sus documentos y correos electrónicos. (Y cuando se haga la película del comic "Pyongyang", en el que se describe en todo el esplendor de su horror el país, se echarán a temblar también las que lo hayan editado, en nuestro país Astiberri)



Las editoriales que mantenían sus sistemas informáticos de la misma manera despreocupada e irresponsable que la mayoría de las PYME españolas (servidores sin actualizar, equipos de los usuarios sin antivirus y en los que se puede instalar alegremente la última porquería descargada a saber de dónde y departamentos informáticos inexistentes o compuestos por personas rebotadas de otros departamentos o de titulaciones sin la menor relación con el tema) han recibido serios avisos por parte del CCN-CERT, la Capacidad de Respuesta a incidentes de Seguridad de la Información del Centro Criptológico Nacional, CCN (www.ccn.cni.es), adscrito al Centro Nacional de Inteligencia, que habría recibido información sobre operaciones de "intelligence gathering" previas al ataque en sí en las editoriales anglosajonas Tor Books y Victor Gollancz Ltd.

En vez de empezar a poner en orden la casa en cuanto a seguridad informática las editoriales han preferido asegurarse de que los libros que publican, aunque puedan ser ofensivos para el sentido común no puedan serlo también para las autoridades norcoreanas y han encargado a la consultora Political Correctness Enterprises que les haga una auditoría de "aceptabilidad por el comunismo" de sus fondos editoriales. A la espera del informe final, los primeros resultados indican que, a pesar del relativo individualismo que desprenden los autores españoles del género, el desdén que sienten hacia ese sistema de mercado que les condena a los lugares más apartados de los anaqueles de las librerías hace que cualquier norcoreano comprometido con su régimen pueda sentirse a gusto leyéndoles y sus editores no tengan que temer represalias.

No hay comentarios:

¿De qué va esto?

No sabéis dónde os metéis .... Cualquier parecido con la realidad no es mera coincidencia del todo, pero casi. Friquis, aznarquis, hards, gafapastas, conanianos, trekkies ... todos ellos pasados por la turmix (o la thermomix) de la parodia.