Busca, busca:

Google

domingo, 10 de mayo de 2015

POLITICA Y CIENCIA FICCION A SACO ...

... este jueves 14, en Librería Draco. A las 19,30 en la granadina calle Sederos, haciendo esquina con Agustina de Aragón. Con café gratis (como también se ha puesto de moda entre algunos candidatos). Animado por la presente campaña electoral, servidor dará la charla (que ya dio en Montcada i Reixach en la MIRCON de 2014) titulada "¿Por que los políticos (no) deben leer ciencia ficción?", en la que se cuestiona la utilidad de leer ciencia ficción para un concejal, un diputado o un senador. (En realidad, voy a ampliar el tema un poquito y además de la ciencia ficción, la fantasía también se va a llevar alguna colleja que otra, que se lo ha ganado en más de una ocasión. El terror, otro día, que francamente no se me ocurre por dónde meterle mano en este sentido)



El origen de esto es la charla (que ahí arriba la tenéis, grabada en Youtube) que dio Ludovico de la Jarava en la Hispacon de Quart de Poblet de 2013 (y que se ha comprometido a dar en la granaina de este 2015 ... como vemos, esto va de dos en dos años) en la que sostenía la tesis de que la lectura de ciencia ficción es algo no solo recomendable sino hasta salutífero para el servidor de lo público. Por mi parte, yo decidí someter a juicio crítico tal afirmación ("someter a juicio crítico" es un eufemismo para decir que me dejé arrastrar por mi irrefrenable tendencia a llevar la contraria) y formulé la antítesis "Por qué los políticos no deben (perder el tiempo leyendo / leer)  ciencia ficción" con la intención de que surja de toda esta dialéctica hegeliana una síntesis final. Y ahí estamos.

A un servidor, al contrario que algún que otro profesor de universidad, le parece de mal gusto aprovechar la situación para meterle en la sesera a la concurrencia sus opiniones políticas, así que pueden estar tranquilos de que no va a pedir el voto para nadie ni va a rajar de ningún partido ni ninguna opción política, que (casi) todas son muy respetables y expresión del pluralismo político. Con Heinlein va a haber que coger el toro por los cuernos, y más desde que a alguno se le ha ocurrido compararlo con "El Ministerio del Tiempo".  Invitados quedáis.

No hay comentarios:

¿De qué va esto?

No sabéis dónde os metéis .... Cualquier parecido con la realidad no es mera coincidencia del todo, pero casi. Friquis, aznarquis, hards, gafapastas, conanianos, trekkies ... todos ellos pasados por la turmix (o la thermomix) de la parodia.