Busca, busca:

Google

martes, 31 de octubre de 2006

LUDOPATIA EN LA HISPACONST 2006

Las casas de apuestas en Internet han encontrado un filón en la expectación que se genera cada año entre los aficionados ante la concesión en la próxima Hispaconst de los premios Ignarus por parte de los socios de Portalico-Asociación Española de Fantasmagoría, Fantaciencia y Fantasía y sólo se habla de las cantidades ingentes de dinero que más de uno ganará (o perderá, según) tras la concesión de los premios. El portal www.apuestatualma.com estima que, a falta de una semana para la entrega de premios puede haber en juego 347.000 euros, más 17.000 yenes y 328 bolívares de aficionados extranjeros, lo cual no hace sino aumentar la responsabilidad que pesa sobre los votantes que, no sólo están decidiendo qué obra representará lo más granado del género o qué amiguete pillará el premio gordo o al menos la pedrea de alguno de los premios menores, sino a qué manos irán a parar centenares de euros.

Como de momento las autoridades han hecho dejación de funciones y no le han metido mano al tema alguno ha llegado a jugarse la virtud de su hermana a que Pedro Gallardo Burgos ganaba el Ignarus a la mejor ilustración por "Cine de verano en los suburbios valeranos", lo cual contraviene un buen número de leyes y principios éticos.

Por su parte, Alejandro Corvacho, editor de la revista Megamesh, lleva 3 semanas recurriendo a tranquilizantes para poder dormir ante la desazón que le está provocando no saber qué relato será el premiado en la categoría "Mejor relato extranjero". El hecho de que todos y cada uno de los nominados hayan aparecido en su revista no consigue rebajar su tensión y, como él dice, "hago yoga, hago ganchillo, acupuntura y ya no sé qué más ... y los nervios no se me pasan. Qué ganas tengo de que me lo den ya"

No hay comentarios:

¿De qué va esto?

No sabéis dónde os metéis .... Cualquier parecido con la realidad no es mera coincidencia del todo, pero casi. Friquis, aznarquis, hards, gafapastas, conanianos, trekkies ... todos ellos pasados por la turmix (o la thermomix) de la parodia.