Busca, busca:

Google

martes, 3 de junio de 2008

DIA DEL ORGULLO FRIKI ... ¿PERO ES PARA ESTAR ORGULLOSO?

Ante todo, uno se reconoce como aficionado compulsivo a muuuchas cosas del género (o géneros) en su vertiente literaria, cinematográfica, o comiquera (filatélica no, mira tú por dónde)
Y no sólo eso, sino que de un tiempo a esta parte estoy descubriendo en mí mismo con asombro y a ratos hasta con preocupación un interés por la Ciencia Política y de la Administración que no creo que quepa achacar sólo a motivos profesionales. Más aún, reconozco que veo fútbol, que a su manera es un mundillo friki, friki, friki (si pintarse la cara con los colores de un equipo, cosa que no he hecho en mi vida, no lo es, no sé qué puede serlo)

Una vez dejado por sentado que no soy un estirado aficionado a la ópera ni un estricto esteta debo decir que no veo muy claro esto del frikismo: ni qué es, ni si está bien del todo. En comparación con otras actividades como el visionado de cualquier deporte en televisión o el coleccionismo de cosas no imprescindibles me parece tan respetable o más (más de uno y mas de dos han aprendido infinidad de cosas gracias a su serie favorita ... había uno por ahí que escribió un libro titulado "Todo lo que necesito saber en la vida lo aprendí viendo Star Trek" ... discrepo enormemente del título, pero aceptemos barco como animal de compañía)

... Pero si lo comparamos con actividades más altruistas como irse a Africa a vacunar niños o a cárceles a alfabetizar a gente más desafortunada que nosotros, friquis sin problemas acuciantes ... quedamos como niños consentidos quejándose de que han cancelado su serie favorita. Y cuando hablo con algún que otro muchacho que consume OVAS desaforadamente no dejo de plantearme su vida hubiese sido mejor si se hubiese aficionado a la cocina en vez de al visionado de series de ficción barata con argumentos sobados y personajes irreales.

No hay comentarios:

¿De qué va esto?

No sabéis dónde os metéis .... Cualquier parecido con la realidad no es mera coincidencia del todo, pero casi. Friquis, aznarquis, hards, gafapastas, conanianos, trekkies ... todos ellos pasados por la turmix (o la thermomix) de la parodia.