Busca, busca:

Google

lunes, 20 de diciembre de 2010

NUEVO MERCHANDISING DE LA SAGA DE LOS AZNAR


Ya llevábamos un tiempo sin alimentar al respetable con noticias de la conocida (¿conocida? ... ¡requeteconocida!) saga, así que nuestro corresponsal más encallecido, Bonifacio Marasmo, se ha dirigido a la sede de “Resiliente”, la editorial que edita la serie, a ver con qué novedades se saciará a lo largo del año 2010 la sed de sus aficionados.

En la mejor línea de los eventos electorales estadounidenses, el propietario de la editorial, Pedro Gallardo Burgos, habló ante una pantalla de 200 m2, en la que expuso el plan de marketing para el año que viene haciendo uso del conocido programa KeyNote, que es como el PowerPoint, pero en “cool”, para los usuarios de Apple: Libros de George H White ni hay, ni se esperan (la ventaja de que el autor de las novelas de la serie haya fallecido es que no anda todo el rato pidiendo anticipos de futuras novelas ni poniendo pegas sobre cómo se reedita el material antiguo, pero por otra parte no hay forma humana de organizar firmas de ejemplares ni de sacar lo que en sentido estricto se conoce como novedades)

Sin embargo, aparte de seguir vendiendo todos los ejemplares disponibles a la numerosa masa social enganchada a la sede, García Burgos se mostró orgulloso de presentar una iniciativa innovadora en el campo del merchandising: la línea “Azulejos y mamparas”, que espera ser distribuida en los establecimientos de hogar y decoración Ikea. ¿Puede haber mayor felicidad para un aznarkie que ducharse en un cuarto de baño en el que los azulejos llevan las imágenes de portadas clásicas de la serie de novelas?

Aunque hasta el 2011 no se podrán presentar prototipos de toalleros y muebles de baño en los que se encastre el lavabo, el público enfervorizado sí que pudo ser testigo de cómo hacían uso de las mamparas de baño con imágenes del planeta Valeriana y de la armada nahumita dos de los mayores aficionados a la serie, Ramiro San Martín y Carmen Quintana, que se ducharon ante la concurrencia, el uno en en un plato de ducha con dos mamparas de metacrilato traslúcido con la armada rehumita en posición de entrada en la atomósfera, y ella en una bañera llena de leche de burra con tres mamparas de cristal antivaho con marco en azul en las que se mostraban en relieve escenas del conjunto monumental valeriano.

Hay que comentar que en todo momento se mantuvo el pudor y la compostura para evitarles sofocos a las señoras presentes y penosas comparaciones a la concurrencia masculina, de forma que los dos modelos estuvieron en todo momento dándole al público la espalda (en realidad, más que la espalda, lo que más se resaltaba era esa parte de la anatomía donde la espalda pierde su honesto y casto nombre, sobre todo cuando uno de ellos resbaló levemente hacia atrás y dejó sobre el cristal de la mampara la marca en el vaho de dos círculos unidos por un extremo)

No hay comentarios:

¿De qué va esto?

No sabéis dónde os metéis .... Cualquier parecido con la realidad no es mera coincidencia del todo, pero casi. Friquis, aznarquis, hards, gafapastas, conanianos, trekkies ... todos ellos pasados por la turmix (o la thermomix) de la parodia.