Busca, busca:

Google

jueves, 6 de enero de 2011

CUANDO HAY QUE QUITARSE EL SOMBRERO, HAY QUE QUITARSE EL SOMBRERO (O LA MITRA)


Uno, que lleva desde el 2001 publicando noticias el Día de los Inocentes en StardustCf.com (página que, a su vez, lleva publicándolas desde el 2000 ... 10 añitos ya, ¡felicidades, Javier!) es consciente de lo que cuesta escribir una buena inocentada. La gente se piensa que todo consiste en sentarse y que le vengan a uno llovidas del cielo esas chorradas que luego la gente las lee y es que se tiene que reír. ("Ay, lo que me he reído con eso que habéis puesto de que han hecho novelas de Aznar", "Por un momento casi me creo que cierran CNN + y ponen en su lugar Canal Gran Hermano, vosotros lo que sois es unos cachondos mentales", ...)Pues no, no es así. Hace falta un ejercicio de balance entre lo absurdo y lo creíble, entre la mera gansada y la suspensión de la incredulidad. Es como las siete y media: o te pasas o no llegas.

Por eso, uno no puede sino descubrirse ante la grandiosa inocentada de Don Demetrio Fernández, obispo de Córdoba, que ha sorprendido a su diócesis con la noticia de que la UNESCO planea convertir en homosexual a la mitad de la población del mundo:
Don Demetrio tuvo en cuenta que para una inocentada actúe como Dios manda no basta con el hecho jocoso en sí, sino que hay que saber darle verosimilitud y para ello agregó una autoridad como es monseñor Antonelli, sea quien sea ese señor, y, lo que demuestra su maestría, optó por la contención: Alguien más impetuoso e inexperto, para despertar la risotada fácil, hubiese añadido que aeronaves recorrerían las calles disparando sobre la población los terribles "rayos Homo", causando así la metamorfosis de machotes de pelo en pecho en gays de pelo en pecho. Sin embargo, eso hubiera echado a perder ese efecto que es el Santo Grial de todo inocentadista o inocentador que se precie: que la gente se la crea y se la trague hasta el fondo hasta el punto de rasgarse las vestiduras en público a santo del asunto.

¡¡Qué cachondo es usted, don Demetrio!! (O monseñor Antonelli, que bien puede ser la mente humorística que ha parido la historia)

No hay comentarios:

¿De qué va esto?

No sabéis dónde os metéis .... Cualquier parecido con la realidad no es mera coincidencia del todo, pero casi. Friquis, aznarquis, hards, gafapastas, conanianos, trekkies ... todos ellos pasados por la turmix (o la thermomix) de la parodia.