Busca, busca:

Google

sábado, 26 de febrero de 2011

"EL QUE NO ME QUIERE, NO MERECE VIVIR"


Gadafi, decepcionado con toda esa juventud sin valores, drogada y engañada
A estas alturas creíamos que ya no quedaban tiranos de opereta como "Su Excelencia el Presidente Vitalicio" el ugandés (y parece que un poco caníbal) Idi Amin Dada. Este buen hombre, en su modestia, también ostentaba los títulos de "Señor de todas las bestias de la Tierra y de los peces del mar, Conquistador del Imperio Británico en África en General y Uganda en particular y Rey de Escocia". De ahí el título de la película "El último rey de Escocia" en la que hacía un papelón que le valió un Oscar Forest Whitaker (tan bien lo hizo que me recordó poderosamente a alguien que conocí durante mi carrera laboral) y en la que salían James McAvoy, el de Wanted, y Gillian Anderson (sí, hay vida más allá de Expediente X para la agente Scully)
A Idi Amin le gustaba que le llevaran a cuestas esta especie de costaleros blancos

El egipcio Mubarak y el tunecino Ben Ali (ya "jubilados" los dos) iban discretamente vestidos con corbata y chaqueta a la occidental, el iraní Ahmadineyad lleva unas chaquetas horribles pero sin el carisma del ayatolá Jomeini, Kim Jong Il es un dictador aburridísimo poco dado a los excesos verbales ... 
Sin embargo, Muamar el Gadafi, que llevaba unos años bastante tranquilito sin sacar los pies del plato más allá de lucir modelitos extravagantes, ante las revueltas populares que le exigen libertad y democracia se descuelga con grandes momentos de malo carismático de los que ya sólo se pueden ver en la ficción: "Es evidente que están drogados. No hay persona racional que cuestionaría mi mandato"

Y como siga así la cosa, esta última oleada democratizadora (que no sabemos si será la cuarta de las grandes oleadas democratizadoras para Huntington, el mismo del "choque de civilizaciones") va a hacer que acabe tan malamente como el amado líder de Byalia, general Rumaan Harjavti (éste fue derretido en un comic de la Liga de la Justicia Internacional por el toque corrosivo de uno de sus agentes superpoderosos, pero Gadafi me temo que tendrá un final más "convencional").


Más ilustres mandatarios de tebeo ...
El General Alcázar, de la república de San Theodoros que aparecía en "La Oreja Rota" y "Tintín y los Pícaros"
Y su señora ...
Aquí, el general Tapioca (de donde salió el nombre de la cadena de tiendas), archienemigo del anterior al que disputó incontables veces el dominio sobre el país. Se le podía adscribir a la corriente ideológica del "bigotismo", imperante en la República Popular de Borduria que visitaba Tintín en "El cetro de Ottokar" y "El asunto Tornasol" y que dirigía con mano férrea el general Pleskdzy-Gladz:

(Vean a la derecha qué "lameculos" de libro nos dibuja Hergé y lo raro que resulta ver un dictador sudamericano hablando francés)
Además de con malos como Zantafio y Zorglub, Spirou y Fantasio también tuvieron que vérselas con el general Schmetterling, que lucía un look a lo Bismarck, en "QRN en Bretzelburg"



El "Doctor Papá", enemigo del holandés "Agente 327" de Lodewijk, estaba inspirado en el haitiano Duvalier que, al igual que Kim Jong Il con su hijo y Fidel Castro con su hermano, impuso a su hijo Jean Claude, como sucesor (ahí han fracasado Mubarak y Ben Ali, que se han quedado con las ganas de colocar de por vida al niño). Creador de la brutal milicia a cuyos miembros se les llamaba "Tonton macoutes" y hábil manejando los mitos del vudú para dominar al pueblo, hubiera disfrutado con este último revival zombie.



 
Bruteztrausen, präsident de Tirania, en el álbum más cuidado de Ibáñez, "El Sulfato Atómico" (1969), tuvo que aguantar a Mortadelo y Filemón, éste último con una chaqueta roja que no se le volvió a ver (debe ser el único agente secreto que siempre va en mangas de camisa), sembrando el caos en su país.


El general Panocho (con ese nombre no hace falta mucha imaginación para pensar en qué dictador estaba inspirado) de "El Tirano" también paseó los galones por las aventuras los agentes de la T.I.A.






Y, por supuesto, Victor von Doom, mandamás de la república de Latveria (no confundir con Latvia, que es el nombre inglés de Letonia)
  ... al que encontramos tomándose un descanso de las pesadas cargas de su cargo. (Claro, ve a Clinton y a Berlusconi, y dice que él no va a ser menos)

PD: No hemos mencionado al temible Papa Alejo de "Fanhunter", pero es porque esperamos dedicar todo un post a las circunstancias de su mandato y el sustrato ideológico que lo soporta por tratarse de un caso particularmente interesante de forma no democrática de autoridad. (Me dicen de una librería de Granada que a ver si pueden reponerles en Megamesh Editorial más rápido el "stock". Hala, recado cumplido)

No hay comentarios:

¿De qué va esto?

No sabéis dónde os metéis .... Cualquier parecido con la realidad no es mera coincidencia del todo, pero casi. Friquis, aznarquis, hards, gafapastas, conanianos, trekkies ... todos ellos pasados por la turmix (o la thermomix) de la parodia.