Busca, busca:

Google

martes, 8 de febrero de 2011

¡OSTRAS, CRISP ... ROBIN ... MMM, PEDRÍN, TENGO UNA LLAMADA!


Señores del Planeta Agostini ... ya me han puesto el mail, no hace falta que me toquen los co ..., digo, que me llamen al móvil para ofrecerme la fantabulosa colección del justiciero con careto a lo Primo de Rivera y su "sidekick" Pedrín
(Si hay alguien interesado en darle una vuelta de rosca a las cosas, no debería de costar mucho encontrar en el Rastro las parodias "Roberto España y Manolín", de Gallardo, y "Roberto el Carca")
No sólo los americanos ponen en los sellos a sus personajes míticos ...

Cuando quiera tebeos de justicieros que reparten estopa a los criminales, llevando uno de ellos los muslos al aire, ya sé dónde encontrarlos ... 

En su libro Seduction of the Innocent --dice Feiffer--, el psiquiatra Frederic Wertham... escribe sobre la relación entre Batman y su ayudante Robin: «Ambos se rescatan continuamente el uno al otro de violentos ataques perpetrados por un número infinito de enemigos. Se trata de imponer el sentimiento de que nosotros, los hombres, debemos permanecer muy unidos porque estamos rodeados de criaturas malvadas que quieren exterminarnos... Algunas veces, Batman acaba en el lecho, herido, y se nos muestra al joven Robin sentado a su cabecera. En el hogar, llevan una existencia idílica. Se llaman Bruce Wayne y Dick Grayson. Bruce Wayne nos es descrito como un joven «de buena sociedad», y la justificación oficial de su relación con Dick queda explicada diciéndonos que Bruce es su tutor. Viven en barrios y apartamentos suntuosos, con flores muy bellas colocadas en enormes jarrones... Batman, a veces, nos es mostrado en bata de andar por casa... Se asemeja mucho al sueño de dos homosexuales que desean vivir juntos...».
Las concomitaciones con los héroes del compañerismo que han ido pululando violentamente por el tebeo español se ven incrementadas con la sobrevalorización que en este último se ha hecho del cuerpo humano, y que deja muy lejos a la formulada en las aventuras de Batman y Robin. Ningún contacto descaradamente erótico, huelga decirlo, pero sí una recreación constante en la mostración de las anatomías, en estrecho concubinato dentro de la vida en común que representa la unidad por medio de la aventura. 
(Cita del libro de don Terenci Moix, q e p d, Historia social del cómic)

Nietzsche como "Superman", ¿cómo no?
Por otra parte, en el libro "Los superhéroes y la filosofía" (por haber hay hasta un "James Bond and Philosophy", en el artículo que escribe Matt Morris con el título "Batman y sus amigos: Aristóteles y el círculo íntimo del Caballero Oscuro" se vierte la siguiente frase "Aristóteles afirmó que los jóvenes basan a menudo sus amistades en el placer, hecho que parece cierto en el caso de Robin". Y lo que dice el señor Morris, que es doctorado en Filosofía en Yale, va a misa. Y si, en lo que respecta a la relación entre Bruce Wayne y Dick Grayson dice que " ... parecen haber renovado la amistad, basándola esencialmente en el placer, más como iguales o casi iguales, y disfrutan de la compañía del otro en todas las ocasiones en las que les resulta posible combatir juntos el crimen", pues será verdad. Aunque no sé yo qué diría Aristóteles de todo esto.

Para seguir haciendo sangre en un tema que llegó a inspirar el libro "Técnicas de masturbación entre Batman y Robin" , de Efraim Medina (al final el señor Wertham tenía razón y todo), nada mejor que entrar en el Blog de Jotace. Servidor lo hace casi a diario y se lo pasa como los indios profundizando en conceptos como el "sigilo ninja" y el nudo humano siamés.

PD: ¿Para cuándo un libro como el de Efraím Medina aplicado al comic español? Yo qué sé, con Pepe Gotera y Otilio, ...


 

No hay comentarios:

¿De qué va esto?

No sabéis dónde os metéis .... Cualquier parecido con la realidad no es mera coincidencia del todo, pero casi. Friquis, aznarquis, hards, gafapastas, conanianos, trekkies ... todos ellos pasados por la turmix (o la thermomix) de la parodia.