Busca, busca:

Google

sábado, 20 de octubre de 2012

ZombiP: ANTOLOGIA DE RELATOS CON ZOMBIS Y POLITICOS

Dada la cercanía de la fiesta de los Fieles Difuntos se acaba de lanzar al mercado "ZombiP", la antología de relatos de zombis protagonizados por miembros de la clase política española. El título viene del relato narrado en primera persona por el anterior presidente de gobierno, que contrae la infección en una Cumbre de las Américas que tiene lugar en Haití y acaba vagando por el complejo de Moncloa ante la preocupación de la canciller alemana que teme que desatienda la crisis económica y la indiferencia de sus dos hijas, preocupadas por encontrar ropa para las fiestas de Halloween

En "Sesión plenaria" se narra la silenciosa y paulatina zombificación de todos los miembros del Senado en los cuales el apego al escaño supera la natural (o sobrenatural) tendencia a salir en busca de sesos y hace que sigan manteniendo la actividad parlamentaria que asigna la Constitución a la Cámara Alta sin que el funcionamiento del Estado se resienta lo más mínimo.

Otros políticos a los que se ha considerado lo bastante interesantes como para protagonizar relatos son el anterior presidente de la Generalitat Valenciana Francisco Camps, que acaba poniéndole los trajes a los fallecidos en el taller de un embalsamador, y varios políticos cuyo nombre empieza por Z: Zoido, Zarrías, Zaplana ... Completando el volumen, lo que ha sido motivo de polémica entre los más puristas por salirse de la temática zombi, está "Catástrofe en Benidorm", en la que un "mad doctor" que trabaja en la Ciudad de las Ciencias valenciana combina genes de Manuel Fraga Iribarne con los de un monstruo de tiempos remotos, creándose un engendro de diecinueve metros y una cuarta de alzada que arrasa la ciudad mediterránea.

No hay comentarios:

¿De qué va esto?

No sabéis dónde os metéis .... Cualquier parecido con la realidad no es mera coincidencia del todo, pero casi. Friquis, aznarquis, hards, gafapastas, conanianos, trekkies ... todos ellos pasados por la turmix (o la thermomix) de la parodia.