Busca, busca:

Google

sábado, 29 de diciembre de 2012

CIENCIAFICCIONEROS SOLIDARIOS

La librería y editorial barcelonesa Sigamesh dirigida por Alejandro Corbacho se acuerda en estas fechas de la gente que está en el paro y regalará a quien se presente con su cartilla de solicitante de empleo un ejemplar de "Legañas de Mercator", obra de Morgan K Richards. Varios funcionarios adscritos a las oficinas barcelonesas de los servicios de empleo, desconocedores de la iniciativa, ya han comentado extrañados la cantidad de gente que mientras hace cola se lee ese libro, que ha superado en popularidad otros bestsellers típicos para ser leídos en el transporte público o en los ratos de espera como "Las Pilares de la Tierra" y "El Mocho".

La editorial Resiliente, dirigida por Pedro Gallardo Burgos y defensora a ultranza del "sentido de la marabunta" en las novelas de ciencia ficción que publica, no va a ser menos."Sigamesh regala novelística de izquierdas para quitarse de encima esos comentarios sobre el supuesto cesaropapismo de su dueño. El nuestro es un caso parecido:  tenemos que convivir con el estigma de publicar una serie llamada La Saga de los Aznar' y que se piensen que apoyamos cada cosa que dice un ex-presidente de Gobierno que tiene el mismo apellido". Su propietario ha querido acordarse de todos aquellos concejales y parlamentarios del Partido Comunista que en los últimos años han perdido su cargo y les enviará a su casa la novela "El amor es de izquierda", de Enriqueta de la Cruz. Desde la editorial se aclara que este gesto de solidaridad sólo se efectuará si la pérdida del cargo no ha sido causada por desavenencias con la dirección provincial o, peor aún, por haber abandonado el grupo de Izquierda Unida para pasarse al socialista, lo que, según el comunicado aparecido en la web, no sólo no da derecho a recibir el libro, sino que es un acto abominable que merece la repulsa de toda persona de bien.

No hay comentarios:

¿De qué va esto?

No sabéis dónde os metéis .... Cualquier parecido con la realidad no es mera coincidencia del todo, pero casi. Friquis, aznarquis, hards, gafapastas, conanianos, trekkies ... todos ellos pasados por la turmix (o la thermomix) de la parodia.