Busca, busca:

Google

domingo, 9 de diciembre de 2012

PREOCUPACIÓN POR EL GRAN NÚMERO DE GENTE QUE SE COGE LA CARA EN LAS FOTOS

La Asociación Española de Fabricantes de Lentillas, preocupada por la posible aparición incontrolada de grupos de esa tribu urbana que se conoce como "gafapastas" ha enviado varias notas informativas a los medios del mundillo en los que ofrece su apoyo para erradicar la ola de pedantería y aburrimiento que, a su juicio, se desataría si se extendiera esta epidemia.

Según esta asociación, el horricientástico español corre peligro de pasar por lo mismo que han pasado géneros tan populares como la novela de piratas o los chistes de leperos, que han sido pseudointelectualizados de tal forma que ya la gente de a pie no los puede disfrutar y sólo un reducido grupo de entendidos puede captar los complejos juegos de referencias que se ocultan en las obras adscritas al género devastado.

El proceso sigue siempre los mismos pasos: un buen número de aficionados empieza publicando reseñas en revistas o montando blogs, publica articulillos, se siente importante ...  De ahí a que le empiecen a sacar fotos para ilustrarlos media sólo un paso.

Cuando el escritor sale cogiéndose la cara en una, ya todo está perdido. Empieza sus comentarios diciendo "No en vano ya decía yo el mes pasado que ..." y a poner voz como de campana cuando lo dice. La solución, para estos expertos en la materia, es simple: ir a sus casas y golpearles en la mandíbula como si fueran José Luis Moreno para que no se puedan poner la mano en la barbilla. "Es por su propio bien, de verdad"


(Esta noticia fue publicada en esa multinominada web de noticias que es StardustCF.com Lo gracioso, además de la noticia en sí, fue ver cómo la noticia era tomada en serio en la web de un profesional de la óptica)

No hay comentarios:

¿De qué va esto?

No sabéis dónde os metéis .... Cualquier parecido con la realidad no es mera coincidencia del todo, pero casi. Friquis, aznarquis, hards, gafapastas, conanianos, trekkies ... todos ellos pasados por la turmix (o la thermomix) de la parodia.