Busca, busca:

Google

miércoles, 2 de enero de 2013

INDICES DE FRIKISMO EN EUROSTAT

Fundado en 1953 y con sede en Luxemburgo, Eurostat es la dirección general de la Comisión Europea dedicada a elaborar información estadística a nivel europeo, tanto en lo que respecta a países miembros de la Unión Europea como a candidatos a entrar en ella o países miembros de la EFTA (Asociación Europea de Libre Comercio)

Junto a indicadores de consumo energético, deforestación, balanza de pagos, población activa, etc lentamente han comenzado a aparecer datos que tangencialmente rozan el mundillo del fandom: grado de asociacionismo desglosado por país en el que se cuentan todos los smiales tolkienófilos y clubes de rol, etc, etc, publicaciones de género en las que la etiqueta "ciencia ficción" campa a sus anchas, probablemente porque desde ciertas instancias no se les ha hecho saber que hay una etiqueta que mola más que es "literatura propedéutica", venta de barajas, ya sean francesas, españolas o de "Magic" ...

Dado que en las encuestas la palabra "friki" o sus equivalentes en las 23 lenguas oficiales de la UE aparecía con cierta regularidad, se consideró que ya iba siendo hora de afrontar desde instancias europeas la comprensión exhaustiva y metódica de un fenómeno de tal magnitud. Pero, ¿qué es un friki para un húngaro? ¿Es lo mismo que para un maltés? ¿Un portugués? ¿Un esloveno? Dada la diversidad cultural que hay en todo el continente, lo que en los países mediterráneos puede parecer un caso grave de frikismo, como por ejemplo, tomar sopas de fideos "ramen" en las convenciones de mangakas, parece lo más natural en los Balcanes o en el Báltico.

Tras un arduo trabajo de unificación de criterios llegó la recogida de datos históricos: destaca cómo, frente a la antigua Checoslovaquia que, con series de televisión como Arabella y "La Niña del Espacio" y una tradición literaria en la que  destacan "El Golem" y RUR, consentía la afición a cierto tipo de historias muy distantes del realismo socialista, en países como Letonia el hecho de leer historias en las que aparecen marcianos o dragones se consideraba un primer síntoma de trastornos de la personalidad.
 
Tras la toma de datos cuantitativos la pregunta que se hacían en Luxemburgo era: ¿cuál es el país más friki de toda Europa? La porra que se hizo en la cafetería de Eurostat al respecto despertó pasiones y más de un nacional de uno de los Estados favoritos en la pugna se va a dejar media paga extra invitando a los vencedores a la hora del almuerzo. Los países mediterráneos suelen estar descartados por su afición al fútbol y a la juerga, unas aficiones muy estándares, sin contar con la teoría que habla de una relación inversamente proporcional entre catolicismo y frikismo, similar a la que establece Max Weber entre capitalismo y protestantismo. Así, los países centroeuropeos y nórdicos, con esos largos inviernos dedicados a hacer maquetas de naves espaciales y leer sagas de fantasía heroica, se tienen por más frikis. Al final, aun siendo uno de los previsibles favoritos, Finlandia quedó en un honroso segundo puesto con solo un 2,23 % del total de su población considerado como friki por debajo del 34,9% que permitió a Lituania alcanzar el liderato.

No hay comentarios:

¿De qué va esto?

No sabéis dónde os metéis .... Cualquier parecido con la realidad no es mera coincidencia del todo, pero casi. Friquis, aznarquis, hards, gafapastas, conanianos, trekkies ... todos ellos pasados por la turmix (o la thermomix) de la parodia.