Busca, busca:

Google

viernes, 25 de noviembre de 2005

LA HIERBA DE FUMAR DEL SEÑOR DE LOS ANILLOS: ACLARACION DEFINITIVA



El Ateneo Tolkieniata de Fonelas (Granada), ante los preocupados comentarios de muchas madres del citado municipio por las varias veces que se menciona en El Señor de los Anillos la "hierba de fumar", se ha visto obligado a emitir una nota aclaratoria que espera despeje cualquier duda al respecto:

"Muchas madres de jóvenes aficionados ven como sus retoños ponen el DVD de la película de Peter Jackson -y alguna, especialmente osada, le pide la novela a su niño y se lee unas cuantas páginas- y se desazonan al ver la de veces que se usan juntas la palabra 'hierba' y la palabra 'fumar', temiéndose que sea una velada referencia al consumo del cannabis. Recordamos el caso de esa madre que nos preguntó entre lágrimas: "¿Mi niño no se meterá a fumeta por culpa del Frodo ése?" Ante esto, sólo nos cabe aclarar que John Ronald Reuer Tolkien era un señor muy, muy serio que jamás defendería el consumo de sustancias capaces de provocar mareos, taquicardias, trastornos emocionales o problemas de aprendizaje, concentración y/o memoria (un buen aficionado a Tolkien jamás permitiría que se pudiera ver afectada su capacidad de retener los nombres en varias Lenguas de ríos, montañas y personajes de la Tierra Media)

Al contrario, en “El Señor de los Anillos”, lo que se cuenta es la simple e inofensiva afición de los hobbits, Gandalf y demás personajes por fumar en pipa hierba de tabaco, cuyos impuestos ayudan a sufragar el gasto sanitario y cuyos únicos inconvenientes son el monóxido de carbono, la nicotina, el alquitrán y otras sustancias que contiene, el olor que desprende y el hecho de que por doquier pasa un fumador todo se llene de colillas (como podrá certificar cualquier miembro del personal de limpieza que tenga que vaciar los ceniceros de un bingo, por ejemplo)”

No hay comentarios:

¿De qué va esto?

No sabéis dónde os metéis .... Cualquier parecido con la realidad no es mera coincidencia del todo, pero casi. Friquis, aznarquis, hards, gafapastas, conanianos, trekkies ... todos ellos pasados por la turmix (o la thermomix) de la parodia.